Detuvieron a empleado del Ministerio de Seguridad de la Nación con una plantación de marihuana

Buenos Aires 10 de marzo de 2018 Por
Fue arrestado con más de 10 plantas de esa sustancia en su hogar, luego de un allanamiento en la localidad de Merlo.
0022967928


Un empleado del Ministerio de Seguridad de la Nación fue detenido por personal de Prefectura Naval con una importante plantación de marihuana en su casa del partido bonaerense de Merlo.

En ese sentido el trabajador fue detenido con más de 10 plantas de esa sustancia en su hogar, luego de un operativo conjunto entre efectivos de la Prefectura Naval y la Dirección Nacional de Investigaciones.

Narcoempleado

Los efectivos del departamento Narcotráfico de Prefectura Naval junto con la Dirección Nacional de Investigaciones de Rodrigo Bonini, desarrollaron importantes tareas de inteligencia criminal.

Con lo recolectado durante la pesquisa, que incluyó vigilancias a través de un dron y agentes encubiertos, se comprobó que el investigado era empleado desde el 2011 de este Ministerio, que se desempeñaba como chofer.

El magistrado actuante ordenó el allanamiento de su domicilio. Al arribar al lugar, el personal de la Prefectura intentó detener al ciudadano argentino. Este se encontraba en el interior de su auto y, para evitar ser inspeccionado, encendió las sirenas del vehículo ploteado del Ministerio de Seguridad.

Los uniformados hicieron caso omiso a las mismas y lo lograron aprehender. Luego, los prefectos y los funcionarios de la Dirección Nacional de Investigaciones requisaron la vivienda ubicada sobre la calle Salvador Lagomarsino, ciudad de Merlo.

En total se incautaron 13 plantas de marihuana, seis frascos repletos de cogollos de marihuana, gran cantidad de semillas, artículos de cultivo y cuidado de producción del estupefaciente, un chaleco de este Ministerio, dos automóviles (uno particular y otro del Ministerio), seis teléfonos celulares, elementos de corte, una balanza digital y todo tipo de documentación que resulte de vital importancia para la causa.

Fuente: La Capital